Clínica Bowen » Especialidades » Implantes Dentales Madrid

Implantes Dentales Madrid

IMPLANTES DENTALES – IMPLANTES OSTEOINTEGRADOS

¿QUÉ ES UN IMPLANTE DENTAL?

Un implante dental (o fijación) es una pequeña pieza alargada con forma de tornillo (también puede ser cilíndrica) de un material biocompatible especial (generalmente, titanio), que, instalado en los huesos maxilares, se «fusiona» con éstos al cabo de unas cuantas semanas (lo que se conoce como oseointegración).

Los implantes dentales se comportan, de este modo, como raíces de dientes ausentes que permiten brindar anclaje a prótesis sustitutivas del diente o de los dientes perdidos. Esta prótesis puede ser fija o removible (retirable a voluntad) y no necesita apoyarse o sujetarse a dientes naturales remanentes en la boca.

FINALIDAD DE LOS IMPLANTES DENTALES

Reemplazar, en la medida de lo posible, la función de las raíces de alguno o algunos de los dientes perdidos mediante una estructura intraósea, biocompatible (implante dental o fijación), apta para sujetar algún tipo de prótesis dental.

NATURALEZA DEL TRATAMIENTO 

En general, aunque hay variaciones, la técnica de la implantología dental consiste en lo siguiente:

Previa estudio radiográfico (preferiblemente calibrado) y planificación sobre los modelos, y siempre bajo anestesia local, se practica una incisión y despegamiento de la encía (aunque en ocasiones puede evitarse y basta con penetrar a través de ella hasta el hueso con un perforador -punch- o con una fresa; son las llamadas colocaciones transmucosas, cuyo postoperatorio es magnífico).

Se prepara, mediante instrumentos rotatorios o manuales, un lecho de dirección, diámetro y profundidad apropiados, para que el implante pueda ser introducido en él: (i) sin dañar estructuras anatómicas vecinas (raíces adyacentes, nervio dentario, seno maxilar, etc.) y (ii) contra una cierta resistencia, que garantice su estabilidad inmediata (estabilidad primaria).

Se colocan los implantes dentales Madrid roscados o a presión, en el lecho, hasta la profundidad adecuada.

implantes dentales madrid

 

Se sutura la encía, bien dejando los implantes dentales Madrid totalmente enterrados debajo de ella (en cuyo caso deben descubrirse al cabo de un tiempo por 
medio de otra pequeña incisión quirúrgica), bien dejándolos aflorar al exterior a través de una abertura. En este caso, según las conveniencias y las circunstancias, podrían ser conectados inmediatamente a la prótesis (carga inmediata). 
En ocasiones, cuando el hueso es insuficiente, se puede utilizar algún material de relleno o recrecido óseo (hueso autólogo, del propio paciente; hueso liofilizado de bovino; materiales aloplásticos mineralizados; etc,) y procedimientos de fijación u osteosíntesis (como membranas poliméricas, mallas metálicas, minitornillos o minichinchetas). 
Por su parte, las prótesis conectadas a implantes dentales pueden ser:

Prótesis removibles (retirables de su sitio a voluntad) o implantorretenidas, que se sujetan en los implantes dentales Madrid, pero no se soportan totalmente en ellos, sino en las encías edéntulas, y

Prótesis fijas (inamovibles), o implantosoportadas, en las que la fuerza de la masticación se transporta al hueso a través de los implantes dentales.

Una variante de estas últimas son las llamadas prótesis híbridas, que compensan con una falsa encía la atrofia existente en el hueso, pero 
utilizan un anclaje poco natural para asegurar su adecuada higiene, que resultaría inestético si se expusiera a la vista. 
La elección de un tipo u otro de implante depende de diversos factores, que deben ser analizados en cada caso: hueso y otros tejidos remanentes, factores estéticos, tipo de oclusión, presupuesto, etc., de modo que no siempre es posible la opción inicialmente deseable.

LIMITACIONES DE LOS IMPLANTES DENTALES

Por causas no conocidas e impredecibles, puede fallar la oseointegración, con lo que el implante dental se desprende o moviliza y debe ser retirado. La 
probabilidad de ocurrencia a cinco años es menor del 1 % en la arcada inferior, y de cerca de un 10 % en la arcada superior, especialmente en casos de osteoporosis.
 En tal caso de perderse el implante dental Madrid, puede colocarse inmediatamente uno nuevo algo más grueso en su mismo lugar, o bien uno idéntico al cabo de unas semanas (tiempo necesario para que la oquedad dejada se rellene de hueso). 
Si ya estuviera realizada la prótesis, se cambiará o modificará de la manera conveniente para mantener la funcionalidad adecuada.

El hecho de que el implante dental Madrid se hubiera integrado en un primer momento no implica que no pueda desprenderse posteriormente. Las causas del fracaso de la oseointegración son múltiples (y muchas todavía desconocidas); por ejemplo: factores relacionados con la oclusión (intercuspidación 
de los dientes), con las higiene defectuosa, con la falta de revisiones periódicas, factores intrínsecos a la propia biología del paciente, etc.

CONTRAINDICACIONES Y ADVERTENCIAS IMPORTANTES

Si tiene, o cree tener, alergia al látex debe advertírnoslo porque la mayoría de los guantes lo contienen.

Si ha tenido, o cree tener, alergia o algún tipo de intolerancia o reacción anormal a los anestésicos locales o a los vasoconstrictores, 
debe hacérnoslo saber inmediatamente.

Si tiene hipertensión o diabetes no se olvide de indicárnoslo, ya que determinados componentes de los anestésicos locales utilizados en implantología dental Madrid (vasoconstrictores) 
pueden exacerbársela.

Si tiene o cree tener alergia al titanio (extraordinariamente infrecuente) o a algún otro metal, también debe advertírnoslo, porque es causa de 
fracaso de la integración

Si tiene, o cree tener algún problema que afecta a su coagulación, debe advertírnoslo, para adoptar precauciones y medidas específicas.

Si está tomando anticoagulantes, antiagregantes plaquetarios, aspirina o antiinflamatorios, debe advertírnoslo para adoptar las 
precauciones y medidas específicas.

Adviértanos si tiene Vd. alguna enfermedad cardíaca que aconseje hacer profilaxis frente a la endocarditis bacteriana (fiebre reumática, 
válvulas cardíacas artificiales, etc.).

Debe indicarnos si padece de diabetes, ya que, cuando no está debidamente compensada mediante tratamiento, es causa de fracaso de la 
oseointegración.

Igualmente debe advertirnos de la existencia de antecedentes de radiación en los maxilares, por el riesgo de osteorradionecrosis.

El hábito tabáquico es altamente desfavorable para la oseointegración de los implantes dentales y para la prevención de periimplantitis (infección 
alrededor de los implantes dentales que puede conducir a la pérdida de los implantes dentales).

Es fundamental recalcar que su higiene oral jugará un papel crucial para el éxito de los implantes dentales Madrid. Por ello deberá seguir el plan de revisiones mantenimiento que se le prescriba en las sucesivas visitas.

RIESGOS PROBABLES EN CONDICIONES NORMALES

Como todo procedimiento quirúrgico bucal, la implantología dental Madrid conlleva una serie de molestias y riesgos menores, pero frecuentes; por ejemplo:

En primer lugar, recordaremos los derivados de la anestesia local.

Hemorragias (fáciles de cohibir mediante compresión sobre una gasa humedecida),

Hematoma facial y cervical (por extravasación de sangre, que se previene razonablemente bien con la aplicación local de frío inmediatamente 
después de la colocación de los implantes dentales Madrid)

Dolor e inflamación de la zona durante unos días,

Pequeños daños en los tejidos blandos vecinos,

Dehiscencia de la sutura,

Sobreinfección de la herida. 
La colocación de implantes dentales, en particular, comporta otros riesgos específicos, como:

Rotura de la cortical ósea (que rara vez necesita colocación de osteosíntesis),

Daño de las raíces adyacentes, si son alcanzadas accidentalmente durante el fresado del lecho óseo,

Aspiración o ingestión de pequeños aparatos o instrumentos rotos o desprendidos (para cuya prevención debe observar atentamente 
nuestras indicaciones durante la intervención).

Existe algún riesgo de intolerancias, rechazos o alergias a los materiales utilizados (implante, sutura, mallas, tornillos, membranas, etc.), 
pese a su máxima biocompatilidad, que podrían obligar a su retirada. Estas reacciones idiosincrásicas individuales son impredecibles: no siempre 
se pueden detectar y las pruebas para investigarlas, además de no ser siempre válidas, tienen un coste desproporcionado.

Cuando hay que colocar injertos de hueso del propio paciente, puede existir dolor importante durante varios días en la zona donante (mentón, rama de la mandíbula, calota craneal o pelvis) y producirse un hematoma. Además, el injerto puede no resultar debidamente integrado y precisar su retirada y una nueva reposición.

El fracaso de algún implante supone tener que modificar o, en ocasiones, cambiar completamente la prótesis apoyada sobre ellos.

ELEVACIÓN DE SUELO SINUSAL MAXILAR

FINALIDAD

Los procedimientos de elevación sinusal van dirigidos básicamente a interponer entre el seno maxilar y la cavidad oral una cantidad de hueso suficiente que nos permita insertar en su espesor, con mayores garantías de éxito, implantes osteointegrados.

NATURALEZA DEL TRATAMIENTO Y LIMITACIONES

La técnica consiste en acceder al seno maxilar a través de una incisión realizada en la cavidad oral y una ventana realizada en el hueso maxilar. Una vez en el seno se procede a levantar la mucosa interior y a introducir, si procede, algún material de relleno óseo. En el mismo acto quirúrgico se pueden colocar implantes osteointegrados o no. Muy raramente se precisan procedimientos de fijación u osteosíntesis externos como placas, mallas o tornillos. Posteriormente se sutura la zona.

Las razones que aconsejan esta técnica son una cantidad insuficiente de hueso (en altura y/o en espesor) en los sectores posteriores del reborde alveolar superior para la colocación de implantes osteointegrados.

En ocasiones es necesario injertar hueso del propio paciente, tomado generalmente de la propia boca (tuberosidad maxilar, rama de la mandíbula, mentón), de la bóveda del cráneo o de una rodilla (meseta tibial), u otros materiales de relleno, biológicos (como el hueso liofilizado de origen bovino) o no (como hidroxiapatita o ciertos fosfatos de calcio). También puede ser necesario utilizar algún medio de fijación de dichos injertos, que no se retiran posteriormente (tornillos, mallas, etc.).

CONTRAINDICACIONES Y ADVERTENCIAS IMPORTANTES

Si tiene, o cree tener, alergia al látex debe advertírnoslo porque la mayoría de los guantes lo contienen.

Si ha tenido, o cree tener, alergia o algún tipo de intolerancia o reacción anormal a los anestésicos locales o a los vasoconstrictores, 
debe hacérnoslo saber inmediatamente.

Si tiene hipertensión o diabetes no se olvide de indicárnoslo, ya que determinados componentes de los anestésicos locales (vasoconstrictores) 
pueden exacerbársela.

Si tiene, o cree tener algún problema que afecta a su coagulación, debe advertírnoslo, para adoptar precauciones y medidas específicas.

Si está tomando anticoagulantes, antiagregantes plaquetarios, aspirina o antiinflamatorios, debe advertírnoslo para adoptar las 
precauciones y medidas específicas.

Adviértanos si tiene Vd. alguna enfermedad cardíaca que aconseje hacer profilaxis frente a la endocarditis bacteriana (fiebre reumática, 
válvulas cardíacas artificiales, etc.).

Debe indicarnos si padece de diabetes, ya que, cuando no está debidamente compensada mediante tratamiento, es causa problemas de 
cicatrización y riesgo de infección.

Igualmente debe advertirnos de la existencia de antecedentes de radiación en los maxilares, por el riesgo de osteorradionecrosis.

El hábito tabáquico es altamente desfavorable para la cicatrización de las heridas.

Si usa Vd. prótesis removibles superiores, dederán serle adaptadas, y en todo caso no deberá utilizarlas durante las primeras semanas siguientes 
a la intervención.

RIESGOS PROBABLES EN CONDICIONES NORMALES

Como todo procedimiento quirúrgico bucal, la cirugía de elevación del suelo del seno maxilar conlleva una serie de molestias y riesgos menores, pero frecuentes; por ejemplo:

En primer lugar, recordaremos los derivados de la anestesia local:

Hemorragias (fáciles de cohibir mediante compresión sobre una gasa humedecida).

Hematoma facial y cervical (por extravasación de sangre, que se previene razonablemente bien con la aplicación local de frío inmediatamente 
después de la colocación de los implantes dentales).

Dolor e inflamación de la zona durante unos días.

Pequeños daños en los tejidos blandos vecinos.

Dehiscencia de la sutura,

Sobreinfección de la herida quirúrgica,

Pérdida de sensibilidad en la zona tratada, temporal o no, por daños causados en las terminaciones nerviosas por la incisión y/o la cicatrización.

Son riesgos propios y específicos del procedimiento quirúrgico de elevación sinusal:

Desgarro de la mucosa sinusal, rotura de la cortical ósea (que obligaría a utilizar otros procedimientos de cierre del seno maxilar), etc.

Aparición de sinusitis, aguda o crónica (que en ocasiones obliga a la reintervención),

Producción de una comunicación orosinusal (que sería indicación de nueva cirugía),

Alergia a los materiales de relleno utilizados no provenientes del paciente (hidroxiapatita, hueso liofilizado de origen animal, etc),

Colección hemática persistente en seno maxilar (que obligaría a su drenaje), etc.

Riesgos y complicaciones de los procedimientos de injertos óseos autólogos son:

En caso de utilizar hueso procedente de otra zona del mismo sujeto se pueden dar en la zona donante los riesgos y complicaciones de cualquier 
procedimiento quirúrgico, señalados anteriormente.

Existe algún riesgo de intolerancias, rechazos o alergias a los materiales utilizados (sutura, mallas, tornillos, membranas, etc.), pese a su 
máxima biocompatilidad, que podrían obligar a su retirada. Estas reacciones idiosincrásicas individuales son impredecibles: no siempre se pueden 
detectar y las pruebas para investigarlas, además de no ser siempre válidas, tienen un coste desproporcionado.

Aunque infrecuente, es posible un fallo en la integración del material de relleno (que nos obligaría a un nuevo abordaje quirúrgico para retirarlo).

Cuando hay que colocar injertos de hueso del propio paciente, puede existir dolor importante durante varios días en la zona donante (mentón, rama de la mandíbula, calota craneal o pelvis) y producirse un hematoma. Además, el injerto puede no resultar debidamente integrado y precisar su retirada y una nueva reposición.

PROCEDIMIENTOS ALTERNATIVOS

Por la propia naturaleza de la intervención no caben otros procedimientos alternativos que la renuncia a la rehabilitación mediante implantes, ciñéndose a tratamiento rehabilitador mediante prótesis removibles convencionales, salvo que se utilizasen implantes transcigomáticos o pterigoideos, de colocación generalmente más compleja y cruenta.